• Slim Sala 2
  • ludoteca
  • Slim Laboratorio
  • Polideportivo Eventos
  • Polideportivo
  • Polideportivo Taek
  • Slim Artística
  • Slim Eucaristía
  • Slim Español
  • Slim Tecnología
  • Slim Robótica
  • Slim Sala 3

     

  

RELATO CRONOLÓGICO DEL LICEO NUESTRA SEÑORA DE LAS NIEVES

 

Por: José Acides Sanabria Sedano
Rector

 

La memoria es la constante de la presencia del hombre cuando sus sueños se han realizado en sus obras, y el tiempo transcurrido se convierte en el testigo de sus luchas y sus logros.

 

Al evocar la memoria del Liceo Nuestra Señora de las Nieves, es retomar la historia de una obra en permanente diseño y creación, en procura de poder alcanzar y realizar la quimera, de contribuir a forjar hombres libres, consientes y consecuentes con su realidad, dotados de los valores y saberes necesarios para transformarla, y lograr con ello, un país en paz, justo y equitativo; la Colombia que tanto necesitamos y que bien podríamos llegar a merecer.

 

En este aniversario, tan lleno de significados, por esta afortunada acumulación de años, esfuerzos, compromisos adquiridos, en donde cada estación ha posibilitado la recolección humana y social de la mejor cosecha; la cotidianidad magisterial de formar, enseñar y aprender, han estado de manera a veces casi imperceptible, atesorando instantes y vivencias que se han traducido para la familia liceísta, en nuestro Aniversario de Plata el esfuerzo han caminado de todos los que hemos creído en la alternativa de los sueños como realidad posible.

 

Realidad, que ha logrado trascender en el compromiso y dedicación de nuestro magisterio; es así, como instante a instante, con sensible y fervorosa consagración hemos contribuido a forjar lo mejor de cada uno de los educandos que nos fueron confiados, para que seguros de sus propias valías y sus grandes potenciales procuraran por sí mismos alcanzar la mayor realización y felicidad que les fuera posible.

 

Al arribar en el ejercicio de nuestro magisterio, al Aniversario de Plata, es grato, hacer un reconocimiento a la Dra. Dora Gilma Baquero, quien recorriendo las calles del barrio Patio Bonito, apersonándose de las necesidades de la comunidad, y en su ejercicio de jurista y donde maestra comprometida gestó las bases del Liceo; y con su visión haría comprensión de crear una Institución educativa que pudiera satisfacer las apremiantes necesidades formativas del sector. Es así, como en los albores de Agosto de 1988, asumió la creación del Liceo, con los cursos iníciales para la primera infancia (Nivel Preescolar) con el propósito de contribuir a formarlos desde su más tierna edad, hasta consolidar la básica primaria, las primeras semillas del saber, de una cosecha floreciente que aún y para siempre perdura en el corazón de nuestra comunidad liceísta.

 

Luego, en el año 1994, toma el relevo magisterial el Lic. Argemiro Sanabria Sedano, quien ha dedicado sus esfuerzos a fortalecer institucionalmente al Liceo, logrando con ello, el pleno reconocimiento y aprobación del preescolar y los primeros

 

Grados de educación básica, por parte de la Secretaria de Educación del Distrito (SED); y junto a los Lic. Marco Fidel, Laureano, y José Alcides Sanabria Sedano, quienes aún lo acompañan en la realización de la propuesta formativa, y con el tiempo, se percibe que la comunidad necesita y demanda que el PEI, se continué desarrollando. La creación y aprobación de la Básica Secundaria se convierte en el reto más importante, para darle continuidad a un modelo educativo que cada vez logra mayor aceptación y reconocimiento en el sector.

La rectoría del Lic. Luís Alfredo González Medina,en1996/1997/1998.marcó un periodo de grandes logros que posibilitaron el desarrollo sostenible del Liceo, y que definitivamente empezó a consolidarse en sus instalaciones, la dotación de medios y adecuación de sus áreas pedagógicas; los niños de preescolar y de básica primaria, se educan en espacios propios y adecuados, siempre con la visión de contar con lo mejor; mientras se trazan los cimientos que permitirán el tan ansiado logro de la aprobación del bachillerato hasta el grado Once; de esta manera, se cumplía con el compromiso social, pedagógico, investigativo, cultural y deportivo que ha sido y seguirá siendo su razón de ser.

 

Hoy, podemos afirmar que el Liceo, creció con toda una generación que vio con expectativa la manera como se realizaban las primeras zanjas que soportarían los muros que darían forma a los salones de clase, laboratorios de química y física; las salas de informática, y demás espacios que servirían de apoyo a los procesos formativos de una institución que había definido su orientación por el área comercial y la investigación, como eje transversal del PEI.

 

Es así, como en 1998, el Liceo, recibió el reconocimiento institucional y legal de la Secretaria de Educación del Distrito (SED), mediante la Resolución 7441 del mismo año; aprobando sus programas académicos, de los niveles de preescolar, básica y media técnica, su orientación y énfasis formativo. Logros que  se han visto respaldados y recompensados con los prometedores resultados obtenidos por los estudiantes en las Pruebas del Estado (ICFES.)

 

El año de 1999, asume la rectoría el Lic. Jairo Enrique Martínez G, quien con su aporte directivo y pedagógico, guió la institución, hacía metas más altas, que se reflejaron en la participación de reconocidos eventos académicos, científicos, deportivos y culturales; la instauración y asimilación de la evaluación externa; la preparación a los estudiantes de grado once, para la elaboración de proyectos, monografías de grado, orientados a una mayor exigencia académica, para ingresar a la Universidad.

 

El nuevo milenio, coincide con la rectoría del Lic. José Alcides Sanabria Sedano, quien define, junto a sus colaboradores los nuevos objetivos institucionales orientados a la consolidación de los logros académicos, la orgullosa proyección del Liceo a nivel Local, Distrital y Nacional, mediante la participación cualificada en eventos académicos, científico, culturales, religiosos, foros, y olimpiadas internas y externas; además, de mostrar las bondades del PEI, que se ha venido instaurando, han permitido alcanzar mayor reconocimiento institucional y un debido posicionamiento entre las entidades educativas de la capital. En consecuencia, la SED, ratificó hasta nueva determinación, mediante la Resolución No.4619 del 29 de Noviembre de 2000, el reconocimiento oficial, en niveles y grados, (Preescolar, Básica Y Media Técnica Comercial) en consideración de ser, “Una institución de Alta Calidad Educativa en sus programas académicos”.

 

Las distintas evaluaciones externas lo han demostrado. el criterio de transformación social y cultural de propender por una Calidad de Vida mediante la Calidad de la educación impartida, se convierte en un compromiso institucional en la dirección académica del Liceo; es así, como se buscan nuevas metodologías en los procesos de enseñanza y aprendizaje, como la realización de proyectos de investigación; la creación de clubes de ciencias; la realización de expediciones pedagógicas, la formalización de intercambios académicos; el registro y reconocimiento de la formación impartida del área técnica, con homologación y articulación ante el SENA; creación de aulas especializadas TIC´ Sy la feria micro empresarial: una puerta al emprendimiento, y con el desarrollo de proyectos productivos, son indicadores que han permitido alcanzar mejores estándares de calidad educativa en nuestros educandos.

 

La continuidad del PEI, y su permanente evaluación, orientada a introducir las mejoras que demanda la realidad social de la comunidad, con visión global, y el aprovechamiento de las oportunidades que brindan las entidades públicas y privadas, han permitido establecer convenios interinstitucionales, pertinentes a las exigencias educativas del siglo XXI.

 

El que en el último lustro, se hayan logrado altos indicadores de calidad en las distintas evaluaciones académicas a las que se ha presentado el Liceo, fundamentalmente en las Pruebas ICFES SABER, PIRLS han permitido su posicionamiento en la Categoría Superior, nos imponen un compromiso de alcanzar y mantener los altos estándares de calidad obtenidos por nuestros estudiantes, a la vez, que se constituyen en un claro reconocimiento de la preparación, dedicación de educadores y personal administrativo que asisten en sus tareas; a todos ellos, se deben los grandes logros obtenidos, pero ante todo, por su gran capacidad de potenciar las competencias de sus educandos, y fundamentalmente, por creer desde un principio en ellos, y a partir de la instauración del gran proceso formativo, contribuir a exaltar sus cualidades humanas y cognitivas.

 

El balance de la labor formativa y pedagógica del Liceo, ha permitido apreciar que en cinco lustros de constante y dedicada labor magisterial, la Comunidad nos confió la tarea de la preparación humana, ética y cultural de 25.103 de sus hijos; (un promedio de mil cuatro por año escolar), de los cuales 953, han logrado culminar satisfactoriamente todo su ciclo formativo, convirtiéndose en graduandos liceístas, muchos han ingresado a la universidad pública y privada para continuar su anhelada formación profesional; y todos ellos, podemos afirmarlo con inmensa satisfacción, desde su cotidianidad se esfuerzan por alcanzar un futuro mejor, servirle a la sociedad y dotar de sentido sus vidas juveniles.

 

En esta perseverante labor, nos han acompañado 906 Maestros, egresados de las mejores universidades del país, ese es el mejor calificativo que podemos reconocerles; han sido y serán los guías de nuestros niños y adolescentes que siempre encontraron en ellos un amigo, un consejero y un mentor en su transcurrir por estas, sus instalaciones; ellos fueron, quienes solícitos los esperaron en cada amanecer de nuevas esperanzas y los acompañaron con paso seguro y convincente por los caminos del saber; los que metódicamente sembraron las dudas que llevan a nuevos conocimientos, y los que en cada evaluación, en cada tarea, supieron reconocer el esfuerzo y el compromiso de quienes, bien lo sabían, algún día habrían de superarlos, que no es otra la tarea del educador: lograr que sus estudiantes vayan más allá de sus propios sueños. Igualmente, nos han acompañado en éste ejercicio magisterial, el personal administrativo, de servicios y de apoyo; con su labor abnegada, convirtiéndose en los pilares invisibles que siempre garantizaron que todo esté bien, con su cuidado y atención sin límites, y siempre una sonrisa. Es importante destacar, del mismo modo, el compromiso, la dedicación, las buenas ideas, la gestión y el respaldo de la Asociación de Padres de Familia, que nos ha brindado su apoyo de cinco mesas directivas y con ellas, hemos logrado vigorizar nuestro Proyecto Educativo Institucional.

 

En éste contexto, bien vale la pena destacar, que ocho hijos de nuestros egresados en la actualidad cursan sus estudios en el Liceo, es el momento de agradecerles a sus padres su confianza, y más que esto, su continuidad, con su presencia en sus hijos, nos retribuyen la posibilidad de creer que por siempre han entendido que el Liceo también es y será su hogar, su punto de reencuentro y su refugio. Al conmemorar los Primeros Veinticinco años, nos llevó a evocar a los ausentes, a todos aquellos que de muchas maneras nos acompañaron en nuestro andar, y con su ejemplar compromiso dejaron su huella en cada unos de nosotros, educandos y maestros; su memoria regresará a nosotros en cada anécdota, en cada palabra, y hasta en sus silencios, que nos advertían que el tiempo transcurre y por eso hay que procurar que cada instante, sea así mismo, trascendente.

 

El paso del tiempo, nuestro infatigable y restringido compañero por la vida en la realización del anhelado proyecto educativo liceísta, ha hecho que algunos de los más queridos amigos y colegas en éste andar por los caminos de la sabiduría no estén hoy presentes, acompañándonos con su compromiso y alegría; sea éste el momento para evocarlos con esa conjunción de nostalgia que su ausencia nos depara: Julio Ángel Ramírez, distinguido y dilecto Coordinador Académico, y la apreciada Docente Martha Malaver, a quienes el Señor en sus designios los ha llevado a su augusta presencia. Así mismo, conservamos el recuerdo de nuestros primeros angelitos: Bertha Urrego, Sandra Prieto Bolívar, Katherine Bonilla Velasco, César Augusto Preciado y Jeisson Arturo Gamba, nuestros entrañables educandos quienes seguro continúan con sus juegos infantiles y ahora hacen parte de los Coros Celestiales. Todos ellos, en nuestra conmemoración, hoy bien lo sabemos, nos acompañan y nos guían, y en nuestra memoria agradecida por siempre estarán presentes.

 

Todos de algún modo, estamos y permaneceremos en estos espacios de creación y ensoñación, en tantos recuerdos que cualquier día, casi sin querer, aflorarán en la melancolía de quienes perciban que es el momento y quieran recuperar los rastros de sus años maravillosos; Y estamos seguros, entonces comprenderán, que todos y cada uno de nosotros, Maestros Educandos, y egresados, en ese permanente querer esforzarse por encontrarle y darle sentido a la vida, jamás renunciamos a la alegría de vivir y compartir nuestros años de juventud: ese pleno existir en el Amor que en nuestras aulas, algún día, reconoceremos con una nostalgia plena, que fueron Nuestros Años Maravillosos.

 

En el contexto de esta celebración, se construyó la primera revista como símbolo de unificación, de explicación de síntesis, que presenta la trascendencia del Liceo como establecimiento educativo. Aspiramos se constituya en un testimonio de su presencia en la institución , y en un recordatorio de los aspectos más relevantes de este transcurrir colectivo que en el tiempo hemos forjado y que hoy hacen parte fundamental de nuestra memoria , consolidada en el presente y nos muestra el camino y las tareas que debemos asumir en el futuro Se creó algo que no existía, con todos aquellos sueños convertidos en realidades, con la magia del niño que se convierte en adulto, el maestro que construye el futuro y puede juzgar el pasado, el directivo que considera que es un derecho y un deber la búsqueda de la felicidad….

 

 

Copyright